Una de las cuevas mejor conservadas que existen en la ciudad
Cueva Galileo
  • año 1845
  • 12 personas
  • Calle Eliseo Ramírez 11, Tomelloso
Manuel Carrasco se pasa horas y horas disfrutando de su preciosa cueva bodega. Allí ha celebrado y compartido comidas, veladas familiares, reuniones de trabajo, pero en la mayoría de ocasiones baja solo para cultivar su afición a la viticultura. Artesanalmente elabora brandy, vermut, vino añejo…con unos vetustos pero eficaces aparatos que ha sabido poner en marcha, gracias a esa vena de buen industrial que siempre le acompaña.

La cueva de la casa de Manuel fue construida en torno a 1.845, de las primeras que se hicieron en la ciudad, cuando la economía vitícola iniciaba su imparable despegue en Tomelloso. Encalada y pintada en tonos blancos y añil contiene veinte tinajas de barro.

El suelo del pasillo central de la cueva permanece como en sus orígenes, el techo se ha conformado en la dura tosca y vemos la perfección del hueco de la lumbrera por donde se introducían las tinajas.

Observamos también los huecos de unos antiguos pozos y los veneros por donde corría el agua. Uno de los detalles que da fe de la antigüedad de esta cueva son las tapas de madera que cubren las tinajas. Si la cueva en sí resulta espectacular, por su buen estado de conservación y guardar el encanto y la solera de su origen, no lo es menos su contenido.

Un auténtico museo del vino que alberga prensa, destrozadora y varias bombas, una de ellas la pone en funcionamiento el propietario. “Las denominaban bombas de pelotas porque las válvulas eran pelotas macizas. Funcionaban bastante bien”, - explica Manuel.

  • Reserva una visita guiada
  • Lunes a domingo - 12:00 a 13:00 y 17:00 a 18:00
  • 3 € / persona (menores de 12 años gratis)
  • Manuel Carrasco
  • +34 608 67 01 60
  • Visita guiada con reserva previa aquí:

RESERVA

Cargando ...